El sensor fotoeléctrico miniatura detecta la presencia de caramelos en bolsas durante las operaciones de empaquetado secundario