En algunas aplicaciones, el espacio de instalación es tan limitado que no hay espacio para sensores fotoeléctricos. Por eso, a menudo se utilizan fibras ópticas, a pesar de su mayor costo de instalación. Ahora Contrinex ha desarrollado un nuevo sensor fotoeléctrico que, debido a su tamaño extremadamente pequeño, ofrece la alternativa ideal.

El especialista en sensores ha desarrollado un sensor fotoeléctrico con rosca M5 o 4 mm de diámetro que es ideal para su uso en robots, pinzas y transportadores pequeños que deben detectar piezas muy pequeñas, generalmente en aplicaciones de embalaje, logística, ensamblaje y automatización. Todos los componentes del sensor en miniatura, desde la fuente de luz activa con óptica hasta la electrónica de evaluación y la conexión IO-Link, se combinan en una robusta carcasa de acero inoxidable. Los amplios rangos de detección precalibrados de 12, 24, 60 o 120 mm para el tipo difuso (versión LTR) y hasta 500 mm para el tipo barrera (versión LLR), permiten una fácil instalación. Estos sensores fotoeléctricos en miniatura funcionan con luz roja visible (630 nm), lo que simplifica el ajuste. La frecuencia de conmutación de 500 Hz a 2,5 kHz, que se puede configurar a través de IO-Link, permite que la electrónica de evaluación integrada detecte partes muy pequeñas, como cables, con una gran confiabilidad incluso con un alto rendimiento.

Carcasa robusta de acero inoxidable

La carcasa cilíndrica en acero inoxidable V2A es mecánicamente muy robusta, tiene una clasificación de protección IP67 y es adecuada para montaje empotrable tanto en la versión de 4 mm de diámetro como en el tipo roscado M5. Gracias a la avanzada tecnología de enfoque de sus ópticas integrales, el punto de luz del sensor tiene un diámetro de solo 6 mm en un rango de detección de 50 mm, según el modelo. Esto permite que incluso las partes más pequeñas sean detectadas confiablemente. La tensión de alimentación del sensor fotoeléctrico en miniatura está en el rango de 10 a 30 VCC, la conexión para alimentación y datos se realiza mediante un cable PUR o un conector M8 de 4 clavijas. Dependiendo del tipo de sensor, el peso de estos pequeños dispositivos es de 4, 12 o 30 g para las versiones de conector, cable flexible o cable. La temperatura de funcionamiento permitida varía de -25 a + 65 ° C (-13 a + 149 ° F).