Los sensores inductivos robustos apoyan en la capacidad de fabricación de EPP (equipo de protección personal) de máscaras faciales N95 durante la crisis de COVID-19